0. Por algo hay que empezar

No sé qué razón puede haber guiado tus pasos hasta aquí, amigo lector: tal vez me conozcas y te guíe la curiosidad de ver qué demonios estoy escribiendo, o tal vez sea el azar, o el aburrimiento, o el simple capricho de tu buscador.


Sea cual sea, no me importa, lo realmente importante es que estás aquí, y que me gustaría seguir contando contigo de ahora en adelante. Así que te doy la bienvenida a Alfredópolis, el blog personal de Alfredo Martín G.

Lamento no poder orientarte sobre lo que encontrarás en estas líneas; dicen que las cosas que no se planean son las que mejor salen, y con ese único propósito inicio hoy este camino. Eso sí, ya puedo advertirte de que nada de lo que aquí leas te cambiará la vida, no soy tan iluso, joven, ignorante ni engreído como para pensar en eso. La Red está superpoblada de blogs más interesantes que éste, seguro, y hay millones de mentes más brillantes que la mía e infinitas vidas más interesantes. Mi blog es uno más en este océano contaminado de opiniones, ideas, conocimientos y experiencias en que hemos convertido Internet. Pero es el único que es mío y sólo mío, y con eso, a mí, ya me vale. Todo lo demás depende de ti, en exclusiva.

Define el DRAE el sustantivo paréntesis como ‘oración o frase incidental, sin enlaces necesarios con los demás miembros del periodo, cuyo sentido interrumpe y no altera’, y así considero yo este blog en el continuum de mi existencia, un paréntesis. Vale.