1. Somos de oro

Como buen amante del baloncesto que soy, no podía empezar este blog sin dedicarle una entrada a la medalla de oro conseguida por la selección masculina en Lille el domingo pasado.


Creo que la prensa ya ha agotado todos los adjetivos habidos y por haber para destacar una gesta que pocos esperaban. No en vano, a diferencia de los últimos campeonatos disputados, a Alemania y Francia no acudíamos con el cartel de favoritos. Franceses y la renacida Serbia[1]parecían estar un peldaño por encima del resto de selecciones.


Sin embargo, el equipo español es mucho equipo, y no es casualidad que, desde 2003, con la única excepción del mundial de Orenga, haya estado siempre entre los cuatro primeros clasificados. Pero esta ocasión ha sido la más complicada debido al gran número de ausencias que presentaba la selección española: Juan Carlos Navarro, Marc Gasol, Serge Ibaka, Ricky Rubio y Álex Abrines tendrían que haber estado en la lista —a Calderón ya no lo incluyo, como tampoco lo hubiese incluido en listas pasadas—. Con ellos, tal vez, nos hubiésemos evitado tanto sufrimiento, pero también es cierto que entonces nos hubiésemos quedado sin la épica que ha acompañado a este nuevo éxito.



Somos de oro. Fuente: publico.es

                                    

Así que lo único que puedo hacer es agradecerles a todos y cada uno de los integrantes de la selección los buenos momentos que me han hecho pasar. Empiezo, como es lógico, con don Pau Gasol, un señor dentro y fuera de la cancha, que pese a ser el mejor jugador europeo de todos los tiempos (por números y por carisma, por éxitos y por liderazgo), nunca ha perdido la humildad con que se lanzó a la aventura americana hace muchos años ya. Dominador absoluto de las zonas, su maestría convertirá a  Gobert y Valančiūnas, centers de Francia y Lituania, en grandes pívots a poco que aprovechen algo de las clases magistrales que han recibido del mayor de la saga de los Gasol.


Pero el baloncesto, como saben los que lo siguen y lo han practicado alguna vez, y como ha venido diciendo la estrella de Sant Boi tras cada exhibición, es un deporte en el que sin la fuerza del conjunto, estás vendido. Por eso sería injusto focalizar los elogios únicamente en Pau.

Muchas gracias, pues, a Sergio Rodríguez, que pese a estar un poco perdido durante la primera fase, se convirtió en la pieza que le faltaba al equipo en ataque ante el mal campeonato, en líneas generales, de Sergi Llull en esa faceta del juego.

A Felipe Reyes, eterno luchador, capitán del equipo, cuya importante aportación nunca recogen las estadísticas que encumbran a otros.


Al ya mencionado Llull, pese a su nefasto campeonato en ataque, pues en los momentos de la verdad ha defendido a los exteriores de los rivales de manera formidable.

Al debutante, por fin, Nikola Mirotic, que ha alternado luces y sombras, pero ha sido uno más de la partida y ha desatascado en momentos importantes la ofensiva española.

A Pau Ribas, magnífico campeonato del canterano del Joventut de Badalona, tanto en ataque como en defensa, donde siempre se ha emparejado con el exterior más peligroso del rival.

A Víctor Claver, que hasta el momento diría que era el jugador con más medallas por minuto jugado. Empezó entrando en la rotación tras San Emeterio y gracias a la lesión en la espalda de Rudy, pero desde el cruce de cuartos contra Grecia se convirtió en imprescindible. Su defensa y capacidad reboteadora también han sido fundamentales para la consecución del oro en Lille.

A Rudy Fernández, por su lucha y compromiso con el equipo pese a esa maltrecha espalda con la que volvió de la NBA. Sinceramente, me he reconciliado con el balear el día del título, cuando ante las cámaras de Telecinco recordaba por lo que había tenido que pasar para llegar hasta ahí. No le recuerdo ese espíritu desde que se marchó de Badalona. Su defensa ante Grecia y Francia, sublimes, igual que en la final, donde también estaba destacando en ataque hasta el tremendo bloqueo de Jankunas.

A Fernando San Emeterio, que ha ido de más a menos, pues empezó siendo el suplente de Rudy para pasar a estar por detrás de Claver en la rotación. Pese a todo, no se le puede achacar nada al bueno de Fernando, pues siempre cumple tenga los minutos que tenga.

A Hernangómez, del que dicen que es el futuro de este equipo y así lo espero. La falta de minutos no debe ser un obstáculo para que aprenda y saque muchas cosas en positivo de la experiencia. Como mínimo, ha tenido al mejor de los maestros de compañero.

A Guillem Vives, que hace dos años estaba fogueándose en el Prat, filial del Joventut de Badalona, y cuya bendita explosión en el equipo verdinegro le ha llevado a Valencia primero, donde se ha ganado el puesto en un equipo donde compartía posición con Van Rossom y Nedovic, ahí es nada, y a la selección después. Si sigue mejorando su tiro exterior, será uno de los bases del futuro.

A Pablo Aguilar, que pese a tener el difícil rol de jugador número 12, no se le ha visto ni una mala cara. Es probable que entrase en la lista de componentes por culpa de la fascitis de Abrines, y es más que probable que tenga difícil volver, pero tiene un título europeo.

A Sergio Scariolo[2], que aunque no soy muy fan suyo y creo que se equivocó en el reparto de minutos y planteamiento de los partidos hasta cuartos de final, en semis le dio un baño a Collet. La defensa exterior y la zona planteadas fueron determinantes para frenar a los peligrosos jugadores de perímetro franceses.

A Jaume Ponsarnau y Txus Vidorreta, porque todo lo dicho anteriormente de Scariolo vale también para ellos.
A los fisioterapeutas y al resto del equipo técnico, por cuidar de los nuestros y paliar sus lesiones. Gracias a todos ellos.
Por último, y como es propio del género épico que haya héroes y villanos, no me puedo olvidar de los antagonistas de esta gran gesta: el público francés, Vincent Collet y la prensa gala.
Los primeros, vergonzosos, por los pitos a lo largo de todo el campeonato contra todo aquello que sonara a español (silbaron hasta en los espectáculos del descanso de los partidos cuando sacaban a aficionados españoles a la cancha) y por su espectáculo bochornoso cuando Pau Gasol fue nombrado MVP del campeonato con total justicia.
Collet, por cobarde y por quejarse en la rueda de prensa posterior a la primera semifinal de que los árbitros no le habían dejado defender a Gasol. Y yo que pensé que Collet era un señor, pero al parecer sólo lo es cuando su equipo gana. A lo mejor hubiese podido minimizar, que no anular, a Gasol si hubiese planteado una zona o una defensa de ayudas, pero era tanto el miedo que le tenía al resto del conjunto español que confío toda su suerte a Gobert. Y el gigante galo, por mucho que salte y taponee, está a medio hacer. Gracias, Vincent.
Qué decir de la prensa francesa, que ha querido empañar el éxito español con la sombra del dopaje… pero todo esto ya nos suena, estamos acostumbrados al mal perder de los señoritos franceses: Induráin, Nadal, la selección de fútbol… ¿recuerdan?

[1] Es una gran noticia para el deporte de la canasta que los serbios vuelvan a acercarse al nivel  que tenían cuando se encontraban unidos bajo la bandera de la extinta Yugoslavia. El camino empezó en Madrid el año pasado, y aunque en este europeo al final se han desinflado, tienen base más que suficiente para volver a convertirse en aspirantes a metal en las próximas competiciones internacionales en las que participen.
[2] A la espera seguimos de que la ACB, experta en reglas absurdas y que van en contra de los tiempos que corren, elimine aquélla que prohíbe que un entrenador ACB se pueda hacer cargo de la selección. En realidad, no necesitamos mirar al extranjero para tener un seleccionador de primera.

Autor: Alfredópolis

Padre, por encima de todo. Filólogo de formación (Premio Extraordinario de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Barcelona) y editor de profesión. He publicado artículos, reseñas, críticas y relatos en diversas revistas literarias (todos ellos disponibles en este blog).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s